Acerca de… Agricultura alternativa

Hola,

Hace unos años os hablé de agricultura sintrópica. Sigo mirando información sobre todas estas aproximaciones alternativas a la agricultura, y más desde que imparto asignaturas sobre ecología y desarrollo sostenible a alumnos de agrónomos. Muchas veces me da la sensación de que todo esto es un poco magufo o por lo menos alejado de la realidad.

Esa es la sensación que me produce la permacultura, y siempre me ha dado la sensación de que había mucha información “informal” pero poca experimentación sería. Y de hecho, Ferguson y otros (1) en una revisión del 2014 llegan a esa conclusión: La permacultura se ha mantenido aislada de la investigación científica, y aunque la aportación de la permacultura a la necesaria transición en la agricultura podría ser potencialmente muy importante esta está limitada por la falta de rigor científico.

Recientemente, ha caído en mis manos información sobre el proyecto LIFE Polifarming, gestionado por el CREAF y estos no tienen nada de magufos ni están aislados de la investigación científica. El proyecto trata de demostrar como el uso integrado de la gestión forestal, la agricultura y la ganadería puede producir un agro más sostenible. Os dejo un video:

He visto otras iniciativas parecidas, p.e. esta en USA, totalmente privada, con su correspondiente video:

Me gusta ver videos así, por que me hacen sentir que podemos cambiar la producción agrícola, aunque me causan serias dudas sobre su aplicación a escala industrial. Y desde mi ignorancia me pregunto ¿Hasta qué punto esto es escalable a la producción industrial?

Seguiré informando de mis hallazgos.

jaume

1. Ferguson, R.S., Lovell, S.T., 2014. Permaculture for agroecology: Design, movement, practice, and worldview. A review. Agron. Sustain. Dev. 34, 251–274. https://doi.org/10.1007/s13593-013-0181-6

Acerca de… Río Ebro, río Colorado.

Hola,

Recientemente, mi vecino de despacho, Cesar González, publicó un artículo en el Periódico de Aragón cuya lectura recomiendo encarecidamente. El Artículo nos habla (Con calma, con buenos argumentos y haciendo las cuentas) de que ya no podemos construir más embalses, no por que los ecologistas se opongan o por que no tengamos dinero, si no por que ya no hay agua para llenarlos y cada vez habrá menos debido al cambio climático.

Leyendo ese artículo, me acordé una magnifica serie de artículos de Yale Environment 360 sobre un tema parecido el en Sudoeste de estados unidos. Los artículos, nos explican como el agua del río Colorado, que da de beber a ciudades como Las Vegas o Phoenix y riega parte de California (La frutería de USA), se está agotando y cada vez fluye menos… por que cada vez nieva menos en las Montañas Rocosas. Esto está convirtiendo en papel  mojado el reparto del caudal de río que se había acordado entre agricultores, industria y agua de boca. Luego los artículos nos cuentan como se están preparando los agricultores y sobretodo la ciudad de Phoenix para enfrentarse al problema. Y finalmente proponen ideas para restaurar el río.

No tienen desperdicio, poneos comod@s, preparaos un bocadillo, un café o lo que sea y dedicad un rato a leerlos. Salvando las distancias, es inevitable ver el paralelismo Ebro-Colorado.

Jaume.

Acerca de… Restauración de vegetación de ribera para controlar los nitratos

Hola

Hace unos meses visité con mis alumnos de Restauración de Ecosistemas las zonas restauradas en el marco del proyecto CREAMAGUA, en Los Monegros, una zona semiárida del valle del Ebro llena de campos de agricultura intensiva.

Como veréis, consiste revegetar las riberas de los ríos y reconstruir humedales en zonas de agricultura intensiva. Esto permite que la vegetación absorba el nitrógeno que proviene de los cultivos y evita que se contaminen los cursos de agua y los acuíferos, vamos, el agua que nos bebemos.

Un problema que es común a otras partes del mundo por ejemplo en el cinturón del maíz de USA donde se están planteando acciones de restauración parecidas, pero en lugar de reconstruir ecosistemas naturales, se plantean usar las zonas de ribera en una especie de agrorestería para producir productos que se puedan vender. O sencillamente cambiar los cultivos para solucionar el problema de raíz.

Bueno, echadle un vistazo a los enlaces y al video… da mucho que pensar.

jaume.

Acerca de… Ellos ya lo están teniendo en cuenta

photo of discount sign

Photo by Artem Beliaikin on Pexels.com

Hola,

Hace poco El Economista publicó esta noticia: “Inditex, Adidas, Burberry, Ralph Lauren y H&M se unen al pacto contra el cambio climático” en la que habla de como estas grandes empresas de moda quieren cambiar su papel en el cambio global, hablan de reducir residuos plásticos, reutilizar y utilizar materias primas sostenibles. No he podido evitar asociar la noticia con otras similares, como esta sobre grandes bodegas o esta sobre los grandes de internet.

Cuando me llegan estas noticias, siempre me pregunto… ¿Cuanto hay aquí de greenwashing y cuanto de un compromiso real con la sostenibilidad o con la lucha contra el cambio global?

A la vez, no puedo evitar pensar en las etapas en la evolución de las empresas que describe David Goleman en su libro Inteligencia Ecológica. Desde la primera, en que la empresa se rebela contra la normativa ambiental, hasta la última, en que el medio ambiente forma parte integral de las políticas de la empresa… ¿En que etapa estarán las empresas de la moda?

Y un asociación más sobre este tema, sobre el cambio en la cultura empresarial. Es recomendable leer también esta interesante entrada de Enrique Dans, Friedman, enterrado y pisoteado: redefiniendo la función de la empresa.

Buena lectura.

Jaume.

 

Acerca de… dos sitios de divulgación muy interesantes

Hola,

Por un lado el blog de Ecomandanga, divulgación sobre ecología desde el sureste. No os perdáis sus últimas entradas sobre servicios de los ecosistemas o las que hicieron sobre suelos.

Por el otro, el recién descubierto podcast Oikos, una ramificación de la web Restauración de Ecosistemas que lleva Juan María Arenas.

Muy, muy recomendables ambos. Sobretodo los podcasts que los puedes escuchar en cualquier sitio.

jaume.

Acerca de… Especial reciclaje

Tengo unas cuantas cosas curiosas sobre reciclaje que compartir:

Primero un video de “It’s OK to be Smart” titulado “How Poop Shapes the World” (Sí significa lo que creéis que significa), nos habla del papel de los excrementos y de su reutilización en las cadenas tróficas marinas, no os perdáis el papel de las ballenas… que es proporcional a su tamaño. Además nos ayuda a hacernos idea de la escala y el tamaño de las cosas que ocurren en los océanos. También habla sobre dispersión de semillas, otra cosa que tiene que ver con excrementos.

Otra idea que quiero compartir con vosotros relacionada con el reciclaje, es el artículo de I&C sobre como se gestionan los cadáveres y otros residuos en el reino animal. El artículo nos explica como, a pesar de que los residuos generan problemas dentro de cada especie, estos acaban siendo recursos valiosos para otras especies. Nos introduce en el concepto de necroforesis, o las estrategias que han desarrollado las diferentes especies sociales para gestionar los cadáveres. Pensemos que entre animales que viven en sociedad, como nosotros, un cadáver es un residuo peligroso que puede ser una fuente de infecciones, pero además es una fuente de nutrientes valiosos que el finado ya no va a necesitar. De esto ya se dieron cuenta los guionistas del cómic Juez Dredd, que nos presentan una mega ciudad post-apocalíptica donde los cadáveres son convertidos en comida. Otra referencia de la cultura popular al reciclaje de cadáveres es aquella película de los 70 “Cuando el destino nos alcance” (Soylent Green en inglés), echad un vistazo aquí para ver el trailer y algunas escenas, no tiene desperdicio.

Siguiendo con los cadáveres, pero dejando a un lado las fantasías distópicas ¿Qué hacemos en la sociedad occidental con nuestros muertos? O los enterramos, o los quemamos ¿No pensáis que es un desperdicio? Sobre este tema habla Katrina Spade en una emotiva charla TED, donde explica como buscar una alternativa más sostenible sin perder el valor emocional que en nuestra cultura tiene el momento del entierro/incineración y todas las convenciones que lo rodean.

Bueno, esto es todo por hoy.

jaume

 

Acercad de… Encinares, lluvia y degradación.

Hola,

He leído hace poco un artículo muy interesante1que habla de la degradación y de la recuperación de los ecosistemas áridos, os dejo aquí una pequeña reseña:

Los cambios en el clima y en los usos del suelo están produciendo la degradación de los ecosistemas, pero realmente no conocemos como funciona ese proceso. Puede ser un proceso lineal, es decir a más presión más degradación de una forma proporcional o puede haber una relación no lineal, p.e. que haya determinados umbrales a partir de los cuales se precipita la degradación, es decir, a más presión mucha más degradación de lo que esperaríamos o que una vez te hayas pasado de un nivel de degradación, el ecosistema no pueda volver a la situación anterior por si solo.

Una de las formas de medir la degradación de un ecosistema, es decir, si el ecosistema está funcionando como debería, es una variable que llamamos eficiencia del uso de la precipitación (Precipitation use eficienciy, PUE); Un ecosistema menos degradado es capaz de aprovechar mejor el agua de lluvia y convertirla en “crecimiento”. Lo que PUE nos indica es: de la cantidad de agua que cae en forma de precipitación cuanta es aprovechada por las plantas para hacer fotosíntesis, crecer y reproducirse. En ecosistemas áridos y semiáridos se ha visto que la degradación puede inducir reducciones de entre el 20 y el 50% del PUE. Es decir, en los ecosistemas degradados las plantas aprovechan peor las lluvias para crecer. Del mismo modo, años de sequía, producen degradación del ecosistema que luego responde peor a los años con precipitación normal, y eso lo vemos en una menor eficiencia del uso de las precipitaciones.

Por tanto, PUE es un índice que nos permite evaluar la degradación de los ecosistemas ya sea por causa de los usos o por causa de la sequía. No solo eso, si no que el PUE se puede medir desde satélites, a cuyos datos se puede acceder fácilmente en la actualidad. Lo que lo hace una forma muy práctica de estudiar la degradación de los ecosistemas.

Los autores del artículo plantean la hipótesis de que la aridez propia de un ecosistema (es decir, cuanto llueve en ese sitio) va a influir en la respuesta del mismo a la degradación. Así ecosistemas más áridos responderán peor a la degradación. Mientras que ecosistemas menos áridos responderán mejor a la degradación y se recuperarán mejor de los impactos. Los autores testan esta hipótesis en una serie de encinares (Bosques de Quercus ilex) en un gradiente de precipitación (árido→seco→sunhumedo) a lo largo del Sistema Ibérico (España). En las fotos podéis ver algunas de las zonas estudiadas.

No voy a entrar en detalle sobre como hacen el experimento, está muy bien explicado en el artículo y va más allá de las intenciones de este blog.

Los autores encuentran que dentro del gradiente, la capacidad para “convertir” la precipitación en crecimiento es mayor en las zonas más áridas, lo que indica que conforme nos movemos hacía zonas más húmedas, aunque haya más precipitación, a las plantas les resulta más difícil aprovechar la lluvia, seguramente, porque otros factores como la falta de nutrientes o la competencia por la luz entran en juego. Además, la PUE, disminuyó con la intensidad del uso de cada parcela, es decir, la vegetación en las parcelas con más presión antrópica (En este estudio deforestación por pastoreo), no eran capaces de aprovechar la precipitaciones tanto como las parcelas con menos presión antrópica. En las parcelas más degradadas hay más escorrentía y evaporación lo que hace que parte del agua que viene de la precipitación se pierda y no pueda ser usada por las plantas. En este caso la degradación produjo un descenso en el PUE de hasta el 35%.

Lo que concluyen los autores es que según el clima los bosques de carrascas responden de forma diferente a la perturbación. Las zonas subhúmedas muestran un descenso lineal en el PUE a medida que se degradan, pero este cambio no es lineal en las zonas semiáridas o secas, donde el mismo nivel de deforestación produce reducciones mayores en el PUE.

Pero ¿Por qué es diferente el comportamiento? Según los autores, en las zonas más secas entran en juego factores como la distribución espacial de la vegetación y los claros y las interacciones positivas entre plantas. Estos factores actúan como estabilizadores de los ecosistemas áridos y la degradación actúa como un factor que rompe esa estabilidad, el ecosistema aguanta y aguanta la degradación hasta que de repente colapsa, por eso la relación no es lineal (Más de talles sobre esto aquí y aquí).

Otro problema que surge es que, en estas zonas áridas, una vez superado un determinado umbral de degradación, la regeneración natural puede no ser posible. En las zonas más húmedas, si cesa la degradación, el ecosistema volverá poco a poco a su estado anterior, mientras que en las zonas más secas se quedará como está, porque se han perdido la estructura espacial y las interacciones planta-planta.

Y eso es todo, espero que os haya resultado interesante.

  1. 1Moreno de las Heras, Mariano & Bochet, Esther & Monleón, Vicente & Espigares, Tiscar & Nicolau, José & Molina, María & García-Fayos, P. (2018). Aridity Induces Nonlinear Effects of Human Disturbance on Precipitation-Use Efficiency of Iberian Woodlands. Ecosystems. 10.1007/s10021-017-0219-8.

  2. Descargar aquí: https://www.fs.usda.gov/treesearch/pubs/57097