Acerca de… segundo día de taller y análisis SWOT

SWOT en.svg

Foto de Xhienne – SWOT pt.svg con licencia CC BY-SA 2.5 vía Wikimedia Commons.

Hola,

Como ya sabéis estuve en Montpellier facilitando y moderando uno de los talleres que hemos organizado en Eurosite en 2014. No es la primera vez que tengo que moderar un sesión de presentaciones, ya lo había hecho en Brugge y en Haarlem, pero sí que era la primera vez que tenía que facilitar una sesión de discusión. La verdad es que siempre me ha cabreado como a veces en las reuniones no se para de hablar pero al final no se llega a nada. Había oído hablar de herramientas para dinámicas grupo pero la verdad es que nunca me había interesado. Me parecían inventos de modernos para sacar pasta.

Pero fui a una reunión del Natura Biogeographical Process y tuve la ocasión de participar en una de estas reuniones. Había dos moderadores: Uno de ellos con una titulación en estas cosas. Me quedé alucinado, como consiguieron manejar la discusión, enfocándola a los resultados, como consiguieron que la gente se implicara. De mayor quiero ser como ellos.

CHA_0078

Pero esta vez, me tocaba hacerlo a mí. Elegí una técnica que se ajustaba bien a nuestras necesidades (SWOT o DAFO) si alguien me hubiera dicho hace un año que iba a usar una cosa de estas en una reunión me habría reído en su cara. Y lo hicimos, parece que la cosa ha funcionado. La gente se fue contenta y yo también, me llevé un montón de ideas y sugerencias para escribir un buen informe sobre los resultados de taller. También es verdad que había muy buena voluntad y ganas de trabajar por parte de los asistentes.CHA_0081

Así que me llevo bastantes cosas de este taller, ideas nuevas sobe humedales, ideas nuevas sobre cambio climático y una increíble experiencia facilitando una sesión de discusión.

Por cierto, os recuerdo que desde este otoño ya se puede uno hacer miembro individual de Eurosite.

Jaume.

Acerca de… Taller de Eurosite sobre zonas húmedas y cosas del delta del Ebro

Hola

Estuve a final de año en un taller de Taller de Eurosite sobre zonas húmedas y cambio climático. El primer día hicimos una visita de campo. Fuimos a ver dos zonas húmedas, la albufera llamada Petit et Grand Travers y el humedal  del parque natural de Alpilles ambas cerca de Montpellier. Pero al contrario de lo que esperaba, casi no estuvimos en las zonas húmedas propiamente dichas ¿Por qué? Pues por que las zonas húmedas son muy dependientes de el contexto en el que se encuentran, así que visitamos la barra de arena de la albufera y las montañas de alrededor del humedal.

Los humedales de les Alpilles

Una parte del humedal de Les Alpilles que visitamos.

El funcionamiento de las zonas húmedas depende de muchos factores externos, por ejemplo, los humedales costeros dependen de la salud de las barras de arena que los separan del mar. Dichas barras de arena se ven modificadas por el régimen de tormentas y su tamaño y capacidad para regenerarse dependen de los sedimentos aportados por los ríos. Pero claro, los sedimentos aportados por los ríos dependen a su vez del estado de sus cuencas hidrográficas. Los embalses retienen gran cantidad de sedimentos que al final no van a parar al mar y no alimentan las barras de arena que protegen los humedales costeros. Esta misma arena, por cierto, es la que forma las playas por las que vienen los turistas a España. Así que construimos embalses para producir electricidad y para regar campos de golf para que vengan los turistas, pero estos embalses a su vez retienen los sedimentos que forman las playas donde se supone que quieren ir los turistas después del golf ¡Magnífico! Como veis un problema nada sencillo y nada fácil de resolver.

Allí al fondo empieza todo. Foto tomada de la cuenta de Flikr de Joan Grífols. Licencia CC.

Allí al fondo empieza todo. Arrozales del delta del Ebro. Foto tomada de la cuenta de Flikr de Joan Grífols (https://flic.kr/p/gjLA2Y) Licencia CC.

En esto precisamente está trabajando el grupo de ecosistemas acuáticos del IRTA, entre otros, en el delta del Ebro con un proyecto Life. Y nios lo explicaron en el taller.

Uno de los (innumerables) problemas que tiene el delta del Ebro es que le faltan sedimentos, ya que los embalses que lo controlan el río retienen la mayoría de ellos. Para decirlo rápido: el delta se va encogiendo poco a poco por que le mar se lleva más tierra de la que trae el río. Lo que proponen los del IRTA es volver a poner esos sedimentos en el río para que los lleve al delta y detener su retroceso. Y proponen hacerlo de dos formas: añadiendo sedimentos en el tramo bajo del rio y usando una técnica que se usaba antiguamente para colmatar el terreno y poder cultivar arroz.

En esta foto se puede apreciar claramente el retroceso del delta donde el río entra en contacto con el mar (foto tomada de: http://www.pensandoelterritorio.com/el-delta-del-ebro-cronica-de-una-muerte-anunciada/)

Lo bueno de esto es que si las pruebas funcionan se podrían resolver tres problemas:

- La pérdida del sedimentos del delta.

- Los limos que se acumulan como residuos en las plantas potabilizadoras que sería lo que se añadiría a los canales de riego. (ojo, no los lodos).

- Los sedimentos de los embalses. Todos los embalses tienden a acumular sedimentos y esos sedimentos los acaban colmatando y volviéndolos inútiles. Lo que se podría hacer en un futuro es pasar esos sedimentos de los embalses al río. Alargando la vida útil del embalse y a la vez aportando sedimentos al delta.

Jaume.

Acerca de… Post-Dated. Comentario y reflexiones.

Hace poco que ha caído en mis manos es libro de Michael Hagedorn, “Post-Dated. The schooling of an irreverent bonsai Monk”. Es un libro muy interesante sobre la vida de un aprendiz occidental en un vivero de bonsái en Japón.

La portada del libro

Para mí ha sido una lectura muy interesante por que me ha mostrado como es la vida de un aprendiz de Bonsái y además me ha enseñado cosas sobre la cultura Japonesa. Uno podría pensar que no vale la pena leer este libro, al fin y al cabo muchos españoles nos están hablando continuamente en sus blogs de sus viajes a Japón y nos enseñan fotos de sus trabajos allí. Pero el contenido de este libro va más allá de una descripción somera de como se trabajan los arboles en Japón. Este libro habla de sentimientos, de filosofía, de arte y de cultura. El  autor, por lo que se deja entrever en el libro, es una persona culta con el bagaje intelectual y la apertura de miras suficiente como para aprovechar su experiencia en Japón más allá del aprendizaje de técnicas de cultivo. Pero esto se convierte en una dificultad al leer el libro;  Aunque la estructura del libro es simple, directa y fácil de seguir, al igual que sucede con su blog, el vocabulario que usa el autor no es sencillo y para los que no somos de habla inglesa la lectura no es rápida. A pesar de eso lo recomiendo, no os dejéis intimidar por el inglés y leedlo, vale la pena.

Hay algunas partes del libro que me han resultado particularmente interesantes:

Para explicar como tiene que ser el alambrado el autor usa este párrafo: “Aunque los alambres usados en bonsái están hechos de metales blandos, aun son suficientemente duros como para aplastar los tejidos vivos de una rama… …El alambrado debe ser suave como una nevada. Pero la nieve, cuando hay suficiente puede ser una fuerza muy persuasiva.” pág 58.

Otra cosa que me ha llamado la atención es como explica el sentido japonés de la belleza (pág 146). Cuenta como una mañana El Sr. Suzuki, les pidió a él y al otro aprendiz que limpiaran las hojas caídas debajo de un arce (Un árbol de jardín, no un bonsái) ellos, como buenos aprendices, recogieron las hojas rastrillaron la grava, y arrancaron las malas hierbas. Cuando el maestro volvió les dijo “Ahora sacudid un poco el árbol para que queden unas cuantas hojas” por que estaba todo muy limpio, pero muy artificial a la vez, unas cuantas hojas caídas darían la sensación de que todo estaba así de forma espontanea. Esto me recuerda mucho a otro interesante libro de bonsái, Four seasons of Bonsai, de kiuzo Murata, en particular a las fotos que hay de Kyuka-en en las que se aprecia esa sensación: ves el jardín y piensas: está abandonado. Pero cuando lo miras con más atención te das cuenta de que cada cosa está en su sitio y que lo que hay es un caos aparente.

Hay una frase particularmente interesante: “It is not japanese culture that we bring home–it is bonsai culture” Son muy interesantes las reflexiones que hace y los comentarios de su maestro sobre qué debe llevarse a USA de su viaje a Japón. Por ejemplo, en la página 192, habla de como tendemos a pensar que la tradición es una colección de técnicas que automáticamente llevan a una estética determinada, pero para él, el bonsái, viene de dentro y si olvidamos esa parte creativa nos quedaremos en “Xerox bonsai copyists” incapaces de leer el contenido de las páginas que creamos. Esto está muy relacionado con esos comentarios que hace Walter Pall sobre el “Cookie cutter Bonsai“. Otro ejemplo interesante es cuando explica como el Sr. Suzuki le corregía un tokonoma; Le decía: “Has puesto un barco de río con una pintura que muestra el mar”. Pero el maestro no espera que el entienda la cultura japonesa y se la lleve a su casa, si no que lo que le dice es: “Cuando vuelvas a América tienes que crear imágenes americanas en tus tokonoma”. Más tarde en otra parte del libro (pág. 188-189), el autor propone: si eres de Inglaterra y quieres exponer un bonsái deberías conocer lo suficiente la naturaleza inglesa como para saber que especie de pájaro o planta colocar en el tokonoma en cada estación. Este estrecho vinculo que tiene el bonsái Japones con la naturaleza, me lleva a pensar sobre la importación de árboles japoneses. Siempre me ha parecido que estos árboles están desconectados de nuestro entorno y que no encajan con el vínculo que los bonsaistas deberíamos tener con la naturaleza. Nos los traemos y los exponemos, y demostramos una técnica increíble para mantenerlos vivos, pero en realidad son como un hermoso cascaron vacío sin sentido que no tiene ningún vinculo con nuestro entorno natural, nunca lo podremos exponer de forma apropiada por que  no conocemos la naturaleza japonesa donde crecen esos árboles.

Otra cosa que me ha parecido interesante es como  habla del paso del tiempo en bonsái (p. 147) el autor habla de como un bonsái joven con una forma extraña parece raro, pero  cuando han pasado muchos años, esa forma se integra en el árbol y pasa a ser un punto fuerte del mismo. Pero claro, en el ambiente actual (En España al menos) a ver quien es el valiente que deja esa “falta” en el bonsái para que en 10 o 15 años se convierta en un punto interesante, con todos los colegas de la asociación (o incluso profesionales) diciéndote que eso está mal. No tenemos más que fijarnos en el lenguaje que usamos cuando estamos modelando un bonsái, esa rama no es correcta, este árbol tiene un fallo… Por favor, mirad este árbol, Premio Kokufu 2011, a ver quien es el chulo que le corta ahora esa raíz enrollada que tiene entre los dos troncos. Pero si un principiante lleva un árbol así a una escuela/asociación de bonsái, lo primero que le dirían es: Corta.

Jaume.

Acerca de… macetas de diseño.

Hola,

Como todo aficionado al bonsái tengo cierta fijación por las macetas, me gusta leer acerca de alfarería o leer entradas de blog sobre macetas japonesas o chinas antiguas (Algo como esto).

Hace ya un tiempo, estando visitando un museo en Rotterdam, me encontré con unas macetas. Pero no de oriente, si no Europeas. Siempre me había preguntado si a nadie le habría dado por hacer macetas de diseño en occidente. Al fin y al cabo, aunque en Europa no hay bonsái, donde el papel de la maceta es muy importante, si que se han plantado plantas en maceta desde hace muchísimos años. Cossiols01No tengo fotos de aquellas macetas, ni he conseguido localizar las macetas que había expuestas en la web del museo. Pero he estado rascando por internet y he encontrado esto, como veis hay maceteros pero también hay macetas, parece que con sus agujeros de drenaje y todo. Las macetas son de un tal Andries Copier, un artista del vidrio (Sí, las macetas han resultado ser de vidrio) y podemos comprarlas por unas decenas de euros.

Cossiols02No se parecen en nada a una maceta de bonsai típica, pero creo que no podemos negar su valor artístico como muestra de las tendencias del diseño a principios del s. XX ¿Cuanto estaríamos dispuestos a pagar si nos ofrecieran una maceta japonesa del periodo Shōwa o Taishō (Principios del s. XX) que son de la misma época que estas? Yo no tengo ni idea, igual las macetas de ese periodo no tienen nada de valor.

Cossiols03

Ahora mi pregunta es ¿Cuál sería la reacción si alguien presentara un bonsái plantado en una de estas macetas en el concurso MBA o en la Noelanders? Molaría saberlo, si algún día me sobran 60€ me compraré una y cuando me sobren unos cientos (miles?) un bonsái para la Noelanders.

Jaume.

Acerca de… Infraestructura verde.

Hola,

Hace poco nos llegó a Eurosite un folleto sobre infraestructura verde. Me parece una idea muy interesante así que voy a explicarlo aquí un poco. Pero antes de empezar con la infraestructura verde, debemos hablar de los servicios de los ecosistemas.

Durante muchos años, la conservación de la naturaleza se ha basado en motivos subjetivos. La naturaleza se conservaba por que era bella y era un patrimonio que había que ceder a nuestros hijos.

logo

Pensad en el logo de WWF, es la imagen de un Oso panda, una de las especies más amenazadas y un animalito que dan muchas ganas de abrazar.

Poco a poco (no se quien ni cuando, pero la wikipedia lo explica) fue apareciendo el concepto de servicios del ecosistema, todos aquellos servicios que la naturaleza nos da a cambio de existir.

Vamos a poner un ejemplo simplón para entenderlo mejor: Pensemos en un bosque, un hayedo en cualquier parte de la Europa atlántica, la Selva de Irati. Si conservamos ese bosque por que nos parece bonito, por que crecen una serie de especies que están en peligro de extinción o por cualquier otro motivo “ambiental”, a la vez estamos conservando otras cosas más pragmáticas. Un bosque con una vegetación bien conservada evita la perdida de suelo por erosión, produce caza, produce setas, en algunos casos atrae turistas y para mucha gente es un placer pasear por el. Además, si lo explotamos de forma racional, producirá madera, para siempre. Así que ese bosque, esta beneficiando a los pajarillos que queríamos conservar, pero también a la empresa que gestiona el embalse aguas abajo (El embalse tarda más en colmatarse) y a las personas que viven en las zonas de alrededor (Pueden ir a cazar o coger setas o abrir un hotel para los turistas).

Pero resulta que los servicios del ecosistema van mucho más allá de estas ideas. Por ejemplo, los humedales son sumideros de carbono y zonas tampón para las inundaciones, las zonas de vegetación natural alrededor de los cultivos son una fuente de insectos polinizadores, las praderas de Posidonia oceanica ofrecen protección contra la erosión costera y son el refugio de las fases juveniles de los peces que nos comemos… podría seguir durante horas.

Un ejemplo de infraestructura verde. En lugar de hacer una modificación agresiva del cauce, se ha hecho integrando la vegetación. Si está bien echo tiene el mismo efecto para proteger de las riadas que una serie de muros de hormigón, pero además creamos un ecosistema que ofrecerá otros servicios: Aumento de la infiltración, mejora de la biodiversidad, una buena vista… Si además esto se ha hecho pensando en la distribución de las zonas naturales de los alrededores este cauce puede servir de puente para la dispersión de animales y/o plantas. Foto: UrbanGrammar en Flickr.

¿Entonces qué es la infraestructura verde?

Las infraestructura verde puede definirse como una red, debidamente planificada,  de zonas naturales o seminaturales  que son diseñadas y gestionadas para producir una amplia variedad de servicios ecosistémicos y que a la vez protegen la biodiversidad en áreas urbanas o rurales.

¿Pero que son esas zonas naturales o seminaturales? Pues puede ir desde un seto alrededor de un cultivo o un jardín, un parque o una pequeña reserva natural hasta la llanura de inundación de un río o las praderas de Posidonia oceanica de la costa mediterránea. Pero ojo, no todas las zonas “verdes” pueden formar parte de la infraestructura verde. Para que podamos considerarlas como tal, deben estar formadas por ecosistemas funcionales y estar integradas en la red que forma la infrastructura verde. El ejemplo que viene en el folleto de la Comisión es muy claro. Un parque urbano, si por ejemplo, actúa como un corredor de aire fresco, absorbe el exceso de escorrentía cuando llueve y además ofrece un lugar atractivo para los vecinos y para la biodiversidad se puede decir que forma parte de la infraestructura verde de la ciudad. En cambio, un parche de césped cuya única función es ser verde y llenar un hueco no forma parte de la infraestructura verde. Del mismo modo en zonas agrícolas las áreas de monocultivo en régimen intensivo no formarían parte de la infraestructura verde.

Otro ejemplo de infraestructura verde son los setos de los cultivos. Son como bosques en miniatura donde crecen gran numero de especies de plantas que a su vez alimentan a una gran variedad de especies animales. Foto: Darkroom Daze en Flickr. Echadle un vistazo a la explicación de la foto que da el autor en Flickr. https://www.flickr.com/photos/brize/6872328541

Pero claro, los ecosistemas, son sistemas complejos que para funcionar deben tener un tamaño mínimo y estar conectados entre ellos. Así que no vale poner unos retalitos verdes al tuntún a lo largo del barrio para poder decir que hemos contribuido a la infraestructura verde de la ciudad. La clave, como muchas otras veces, esta en la planificación urbana. Estudiar cuales son los tamaños mínimos, las distancias adecuadas, las composiciones específicas y su relación con las áreas naturales en los alrededores y actuar en consecuencia.

Jaume.

Acerca de… el aeropuerto acogedor

image

Sí, cuando llegas con el autobús ya se nota algo distinto, da la sensación de aquel Barajas de imágenes de archivo. Parece antiguo, como si no lo hubieran renovado desde los 70.
Pero es que luego al entrar resulta bastante acogedor, nada de esa mega construcción de la T4 o de Schiphol. Nada de blacos inmaculados o tensores, el suelo de parqué da un sensación muy cálida. Además lo puedes abarcar con la vista… todo, es fácil hacerte una idea de donde están las cosas.
image

Es curioso, el aeropuerto de Rotterdam, ciudad industrial y comercial por excelencia (El mayor puerto de Europa según la wikipedia), es pequeño, muy pequeño. Si estuvieramos en España pensaría que el ayuntamiento (o la provincia) de Rotterdam ha tenido muchos años un gobierno opuesto al gobierno nacional y los han castigado no dando apoyo al aeropuerto. Aquí, me da la sensación de que ha habido algo de planificación a nivel nacional. Hay un tren que conecta muy rápido Roterdam y Schiphol (El aeropuerto de Amsterdam) no hace falta tener otro mega aeropuerto. Bueno, puede que esté idealizando a los holandeses.
Una cosa que llama la atención es lo que hay aquí anunciado en las pantallas y paredes. Por supuesto hay algún anuncio de destinos turísticos y de ropa (mayoritariamente de hombre), pero lo que abunda son los anuncios para empresas: herramientas para mejorar la productividad en la oficina, empresas de logística, empresas siderúrgicas; anuncios con gruas, contenedores, barcos de mercancias, remolcadores… ahí sí que se nota cerca de donde estamos y cual es el público que visita este aeropuerto. Y eso también explica por que los billetes son muuuucho más caros desde aquí que desde los otros aeropuertos de Holanda, menos en navidad.